Quizá muchos nunca hayan escuchado el nombre de Naazim Richardson, pero este oriundo de  Filadelfia es uno de los cutman y vendadores mas reconocidos del panorama mundial. Podría decirse que Richardson parece poseer un sexto sentido, el que le permite descubrir trampas en las manos de los oponentes de sus boxeadores.

En el año 2001, Richardson, que acompañaba a Bernard Hopkins en su pelea ante Felix “Tito” Trinidad, obligó al padre de éste último a volver a vendar a su hijo, dado que se encontraba incumpliendo las normas del Comisión Atlética del Estado de Nueva York, algo que nunca había sido detectado con anterioridad. Ya en el combate Hopkins consiguió noquear a Trinidad y unificar los cinturones del peso medio.

Años más tarde, en 2009, Richardson observó una extraña sustancia en los vendajes del mejicano Antonio Margarito, llamando la atención del supervisor de la pelea (se enfrentaba a Shane Mosley) y quedando demostrado después del combate que el azteca intentó utilizar una sustancia similar al yeso, lo que le valió una importante sanción tanto a él como a su entrenador. Al igual que Hopkins, Mosley acabó noqueando a Margarito en el noveno asalto, conquistando de esta forma el campeonato mundial superwelter.

Además de Bernard Hopkins y Shane Mosley, Richardson ha sido entrenador de otros importantes púgiles como Steve Cunningham o su sobrino Karl Dargan. En el año 2012 fue asistente y cutman de Sergio “Maravilla” Martínez en su combate ante Julio César Chávez Jr.

Compartir:

TOP

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

5€ en tu próxima compra

X