El ‘nuevo Carlos Ramos’ levantó el Nacional.

“La pelea en Estados Unidos me dejó frustración y la sacaré este sábado”, avisaba Carlos Ramos antes de enfrentarse a Ibon Larrinaga por el Nacional del peso pluma. Lo hizo. El hispano-ecuatoriano venía de perder en septiembre en Estados Unidos, combate en el que le faltó ritmo y ambición. No quería que se repitiese y lo mostró. Salió al ring extramotivado y a por Larrinaga. Fue un vendaval y el vasco lo pudo ir capeando desde el tercer asalto. Parecía que iba a más cuando la pelea cambió por completo. Ramos conectó una buena derecha que daño a su rival, le temblaron las piernas, pero resistió.

Desde ese momento Ramos reguló. Sabía que las manos entraban sin tanta presión y comenzó a trabajar la zona de flotación de Larrinaga. Menos gas para el vasco y el castigo iba a más. Acabó muy tocado tras el sexto asalto Larrinaga. Le salvó la campana. La dinámica se repitió en el séptimo, seguía resistiendo, pero con muy buen criterio Txutxi del Valle, entrenador del vasco, lanzó la toalla. Los golpes iban a más y prefirió preservar la salud de su púgil. En ese momento cambió la actitud de Ramos. No celebró hasta que comprobó que su rival estaba bien y reconoció su valía. Campeón de España en el ring y también fuera. Carlos Ramos mostró su nueva versión. Maravilló. 

https://tapeandwrap.org/shop/

FUENTE.- ÁLVARO CARRERA – DIARIO AS.

Compartir:

TOP

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

5€ en tu próxima compra

X